Los cables de fibra óptica constan de múltiples hilos de fibras ópticas, hilos de vidrio puro diseñados para transmitir luz. Cuando se juntan cientos o miles de estos hilos, pueden transmitir ondas de luz de hasta 60 millas. Las señales eléctricas, como las señales de televisión, voz o datos, se convierten en señales ópticas de alta calidad utilizando un transmisor óptico y se envían a la velocidad de la luz, produciendo un método de transmisión de datos rápido y de alta calidad.

Historia

El concepto de guiar la luz reflejada se demostró ya en la década de 1840, cuando los científicos franceses Daniel Colladon y Jacques Babinet pudieron transmitir la luz a lo largo de una corriente de líquido, denominada "tubo de luz". Usando este principio, el cable de fibra óptica se desarrolló comercialmente por primera vez en la década de 1970, revolucionando la industria de las telecomunicaciones. Hasta entonces, las señales se habían enviado y recibido utilizando hilos de cobre o sistemas satelitales, que ahora han sido reemplazados en gran medida por la tecnología de fibra óptica.

Estructura de fibra óptica

Las fibras ópticas consisten en un núcleo de vidrio puro rodeado de múltiples capas. La primera capa es un revestimiento reflectante, que actúa como un espejo largo y flexible, que refleja la luz a lo largo del núcleo de vidrio. Este principio se conoce como reflexión interna total. A continuación, se aplica una capa protectora externa conocida como recubrimiento "tampón" para proteger la fibra del daño y la humedad. Los paquetes de estas fibras ópticas son encerrados por una capa de refuerzo de hilo de aramida, y finalmente una "cubierta" de plástico para crear un cable completo de fibra óptica.

Aplicaciones

Los cables de fibra óptica ahora se utilizan como la forma predominante de transmisión en comunicaciones, televisión por cable e Internet. El desarrollo continuo de la tecnología de Internet solo ha sido posible mediante el uso de fibra óptica. El último desarrollo es una conexión directa a Internet, llamada "fibra para el hogar" (FTTH), que brinda velocidad y calidad de conexión superiores. Los servicios FTTH todavía son muy limitados porque el costo en comparación con las conexiones a Internet estándar es muy alto.

Ventajas

Los cables de fibra óptica proporcionan transmisiones de calidad superior en comparación con los sistemas satelitales y de cobre. Las telecomunicaciones de larga distancia que utilizan tecnología satelital son propensas a conexiones débiles y ecos, que mejoran enormemente cuando se utiliza fibra óptica. Los cables de cobre utilizados para la transmisión eléctrica son mucho más grandes y pesados, tienen una capacidad de ancho de banda mucho menor, se ven afectados por interferencias electromagnéticas y son propensos a mayores tasas de pérdida a largas distancias. Estos problemas se eliminan prácticamente con el uso de la tecnología de fibra óptica.

Desventajas

A pesar de sus muchas ventajas, los cables de fibra óptica siguen siendo la opción más cara en casi todas las aplicaciones. Dependiendo del tipo y la escala del proyecto, otras opciones aún pueden ser favorables económicamente en comparación con la fibra óptica. En particular, el "empalme" o unión de cables a largas distancias es difícil y costoso. Además, el cableado de fibra óptica no tiene la capacidad de transferir energía además de los datos, en comparación con el cableado de cobre tradicional.