Los DVD son útiles para archivar videos y fotos, pero a veces se guardan y se olvidan, lo que puede provocar la exposición al frío y la humedad. Los DVD guardados en una caja de almacenamiento en un sótano frío, un ático o un garaje son más propensos a daños que evitarán que se reproduzcan correctamente en su computadora o reproductor de DVD.

mano que sostiene el disco CD DVD en blanco blanco

Efectos de frio

Los DVD pueden volverse quebradizos cuando se exponen a temperaturas de congelación. Esto significa que son propensos a sufrir daños en forma de grietas y roturas. Una vez que un DVD está roto o roto, ya no se puede reproducir y la posibilidad de recuperar el contenido es pequeña. Si bien las bajas temperaturas no distorsionarán los medios almacenados en el disco DVD, un disco roto o roto es básicamente inútil.

Etiquetas dañadas

Un área donde el frío realmente podría causar algún daño es la etiqueta del DVD. Las etiquetas de papel adhesivo absorben la humedad, que luego podría congelarse en temperaturas frías. Una etiqueta congelada o dañada podría desequilibrar el peso en la superficie del DVD, lo que provocaría una reproducción deficiente.

Temperaturas adecuadas

Los DVD se reproducen y almacenan mejor a temperaturas entre 55 y 75 grados Fahrenheit, según PC Magazine. Almacene los DVD en un entorno con una humedad del 20 al 50 por ciento para proteger la etiqueta y los DVD en general. Evite cambios bruscos de temperatura, que podrían afectar la flexibilidad de un DVD.

Almacenar DVD

Si tiene DVD que no reproduce regularmente o DVD que son puramente para almacenamiento y archivado de medios, guárdelos adecuadamente para proteger los medios. Elija cajas hechas específicamente para el almacenamiento a largo plazo que no ejerzan una presión excesiva y prolongada alrededor del centro del disco. Elija un área de almacenamiento seca, con temperatura controlada, lejos de la luz solar directa. Almacene los DVD en contenedores de plástico para sellarlos contra la suciedad, el polvo y la humedad.