Una señal débil de Wi-FI puede interrumpir su capacidad de consultar el correo electrónico, iniciar sesión en sitios de redes sociales y navegar por la Web en sus dispositivos inalámbricos, como computadoras portátiles, tabletas y teléfonos con Wi-Fi. Una variedad de factores afectan su capacidad de recibir acceso a Wi-Fi, ya que las señales a menudo se ven afectadas por el clima y otros obstáculos. Incluso la humedad tiene un efecto en la fuerza de su Wi-Fi al congestionar el aire y dificultar el paso de la señal.

...

Humedad

La humedad puede afectar la fuerza de su señal inalámbrica, pero no es tan drástica que no reciba ninguna señal. En cambio, la humedad en el aire simplemente dificulta el envío eficiente de la señal, lo que podría resultar en una velocidad de conexión más lenta y lenta. Dado que el Wi-Fi suele ser una señal de corto alcance, su conexión inalámbrica no debería verse afectada drásticamente por la humedad como lo haría una señal de largo alcance. Si tiene problemas para conectarse o no tiene conectividad, es probable que haya algo más que humedad causando el problema.

Otros problemas climáticos

La humedad no es el único culpable cuando se trata de una mala conectividad Wi-Fi. El clima más severo, como tormentas eléctricas, vientos fuertes y lluvia, es más probable que afecten su señal, especialmente si su receptor de Wi-Fi está en un lugar al aire libre. Cada vez que el aire dificulta el envío de una señal, su acceso puede verse afectado, por lo que a veces es difícil encontrar una conexión Wi-Fi durante las fuertes tormentas.

Humedad vs. Poder

Un error común es suponer que un problema climático, como la humedad, es el culpable de una mala conectividad cuando realmente es el resultado de problemas de energía. A menudo se pierde energía durante condiciones climáticas extremas, lo que a su vez apaga su conexión Wi-Fi hasta que se restablece la energía. Es por eso que es peligroso confiar en Wi-Fi solo para todas sus necesidades de comunicación.

Señal de refuerzo

Si vives en un clima húmedo y tu Wi-Fi parece lento, puedes intentar aumentar tu conectividad colocando tu módem y enrutadores en ubicaciones centrales. Asegúrese de que ambos estén alojados adentro y use un deshumidificador para ayudar a mantener el aire seco. También puede ser útil experimentar con canales inalámbricos, para ver si recibe una señal más fuerte que es menos probable que se descarrile por las malas condiciones climáticas. Use dispositivos inalámbricos dentro de su hogar con clima controlado para evitar la necesidad de enviar una señal afuera y en condiciones climáticas adversas.