La última línea en todos los cheques en los Estados Unidos y en muchos otros países se imprime utilizando una familia de fuentes de caracteres especiales y tecnología conocida como reconocimiento de caracteres de tinta magnética. Los bancos utilizan la técnica para verificar la validez y mejorar la seguridad de los cheques firmados, mientras que algunas aerolíneas utilizan MICR para validar los boletos de avión. Sin embargo, la tecnología es costosa y, a menudo, poco práctica cuando se usa en pequeñas empresas. Los caracteres MICR se imprimen con un tóner magnético o tinta hecha de óxido de hierro. Un lector o escáner MICR magnetiza los caracteres antes de decodificar el texto completo. Luego, los caracteres se ejecutan a través de un cabezal de lectura MICR, un dispositivo que convierte los caracteres en forma de onda, que luego son identificados por el sistema.

Cheque en blanco

Legibilidad y seguridad

El uso de tinta a base de óxido de hierro garantiza que los caracteres MICR sean legibles incluso si un documento está oculto por marcas o sobreimpreso. Los sistemas MICR proporcionan un alto nivel de seguridad, ya que los caracteres MICR deben seguir un formato estricto y utilizar tinta de óxido de hierro precisa, lo que dificulta la falsificación de los documentos.

Pocos errores

La tasa de error para leer caracteres MICR es pequeña en comparación con otros sistemas de reconocimiento de caracteres. Los escáneres MICR descifran con precisión y precisión los caracteres, siempre que cumplan con los estándares establecidos por el American National Standards Institute (ANSI) y la American Bankers Association (ABA). Por ejemplo, por cada 20,000 a 30,000 cheques procesados ​​por un escáner MICR, generalmente solo se produce un error de lectura.

Altos estándares

La impresión de documentos MICR es exigente debido a los estándares precisos pero difíciles de lograr, lo cual es una clara desventaja en términos de consumo de tiempo. El American National Standards Institute implementa y administra todos los estándares de impresión MICR. Establece requisitos precisos para las fuentes de caracteres MICR, registro MICR, contenido de humedad del papel y adhesión de grano y tóner. Todas las fuentes de caracteres MICR deben cumplir con los requisitos de ANSI. Las fuentes MICR que no cumplan con estos estándares darán como resultado cheques rechazados en bancos y errores de procesamiento en otras instituciones.

Equipo caro

Los lectores MICR son caros y capaces de reconocer solo las fuentes MICR escritas en un formato específico. Las impresoras MICR funcionan con cartuchos que cuestan mucho más que los cartuchos de tóner de tinta simple. A partir de enero de 2015, un solo cartucho de tóner MICR puede costar entre $ 190 y $ 250.